Página Principal

Biografía de Tolkien

Razas de Arda

Enciclopedia

Cronología de la Historia de Arda

Genealogías

Mapas

Imágenes

Lenguas de Arda

Calendarios

Enlaces

Los llamados elfos oscuros, o moriquendi en lengua élfica, eran aquellos que no contemplaron jamás la ennoblecedora luz de los Árboles de los valar. Se trataba de los avari -los elfos silvanos del este, del Bosque Negro y de Lothlórien- y de los eldar que no llegaron a terminar el Gran Viaje a las Tierras Imperecederas -los nandor, los laiquendi (elfos verdes), los falathrim y los sindar (elfos grises)- y habitaron Beleriand hasta el fin de la Primera Edad del Sol, época en la que todos los reinos élficos de esa zona se perdieron en el mar.

Los elfos oscuros eran considerados un pueblo inferior a los altos elfos de Eldamar, es decir, los vanyar, noldor y teleri. Sin embargo, a juicio de los hombres, estos elfos eran seres mágicos y superdotados, pues eran inmunes a las pestes y no envejecían con el transcurso del tiempo. También eran más sabios, más fuertes y más hermosos que los hombres, y en sus ojos brillaba siempre la luz de las estrellas. Fueron estos elfos los que en los primeros Años del Sol enseñaron a hablar a los hombres, así como muchas otras artes y oficios que les permitieron vivir en la Tierra Media y elevarse por encima de las bestias.

Se dice que tanto los nandor como los laiquendi adquirieron una capacidad para vivir en los bosques superior a la de cualquier otra criatura viviente. Los falathrim fueron los primeros constructores de barcos de la Tierra Media y los mejores marineros. Los sindar, que estaban gobernados por un rey eldar y una reina maia, fundaron el más hermoso reino de la Tierra Media y llevaron a cabo nobles hazañas consideradas grandes incluso por los altos elfos.

En la Segunda Edad del Sol, después del hundimiento de Beleriand, los altos elfos de la Tierra Media crearon nuevos reinos élficos a los que llegaron numerosos elfos silvanos procedentes del este y del norte. De estos nuevos reinos, los de Lindon, Rivendel, el Bosque Negro y Lothlórien sobrevivieron hasta la Cuarta Edad, pero, según relata el "Libro Rojo de la Frontera del Oeste", los altos elfos condujeron entonces los navíos blancos de los elfos a las Tierras Imperecederas. Y, si bien en la Tierra Media hubo elfos oscuros durante largo tiempo, todos sus reinos se deintegraron y se convirtieron en un pueblo errante de poder cada vez menor.