Página Principal

Biografía de Tolkien

Razas de Arda

Enciclopedia

Cronología de la Historia de Arda

Genealogías

Mapas

Imágenes

Lenguas de Arda

Calendarios

Enlaces

Hubo tres linajes de elfos que en los Años de las Estrellas emprendieron el Gran Viaje desde el este de la Tierra Media a las Tierras Imperecederas. Los dos primeros eran los vanyar y los noldor. El pueblo del tercer linaje eran los teleri, los más numerosos, por lo que su viaje fue el más lento. En el transcurso del Gran Viaje, los Teleri se convirtieron en un pueblo disperso y dividido.

En las tierras fronterizas del oeste de la Tierra Media, los teleri se detuvieron por miedo a cruzar el Gran Río Anduin y las Montañas Nubladas. Algunos elfos se separaron y se dirigieron hacia el sur, a los Valles del Anduin, donde vivieron durante muchos siglos. Este pueblo se llamó nandor y adoptó como señor a un tal Lenwë.

Pero el principal grupo de los teleri continuó hacia el oeste, hacia Beleriand, y cuando estaban acampados en un gran bosque, al otro lado del río Gelion, perdieron a su rey, Elwë Singollo, que era el único de entre ellos que había visto los Árboles de los Valar en las Tierras Imperecederas. Elwë se adentró en el bosque de Nan Elmoth y allí cayó en un encantamiento amoroso de Melian la Maia. Una parte de los teleri, que se dieron el nombre de eglath, los "abandonados", no quisieron seguir sin él. Permanecieron fieles hasta que Elwë volvió con su esposa Melian. Los eglath pasaron entonces a llamarse sindar, "elfos grises".

Pero mucho antes de que Elwë regresara, el grupo más numeroso de los teleri escogió a su hermano Olwë somo rey y volvieron a emprender el viahe al oeste, hacia el Gran Mar. De todos los elfos, eran los mejores cantores y también los que más amaban el mar. Algunos los llamaban lindar, los "cantores", y otros falmari, los elfos del mar. Al escuchar las canciones de los elfos, Ossë, el Maia de las Olas, se les acercó. Aprendieron mucho de Ossë sobre el mar, y ello aumentó su amor por las turbulentas costas de la Tierra Media.

Fue así que, cuando Ulmo, el Señor de los Océanos, fue a buscar a los teleri con su navío, que era una isla en movimiento, de nuevo un grupo de ellos abandonó el viaje. Éstos se llamaron falathrim, los "elfos de las falas", quienes se quedaron en la Tierra Media por amor a sus costas. Eligieron a Círdan como señor y se establecieron en los puertos de Brithombar y Eglarest. En tiempos posteriores fueron los primeros constructores de barcos de la Tierra Media.

Sin embargo, la mayoría de los teleri fueron al oeste con Ulmo, aunque Ossë los siguió, cantando y recordándoles la bendición del mar. Ulmo, al ver cuánto amaban las olas, no quiso llevarlos fuera del alcance del mar, así que, al llegar a la vista de las Tierras Imperecederas, ancló la isla en la bahía de Eldamar, a la vista de la Luz y de la tierra de sus parientes. Una vez más, el viaje de los teleri quedó interrumpido y a lo largo de una edad entera vivieron en Tol Eressëa, donde cambió su lenguaje, que ya no fue el de los vanyar y los noldor. No obstante, los Valar querían llevar al tercer linaje a su reino, por lo que pidieron a Ulmo que enviara a Ossë a buscarlos. Ossë les enseñó a constuir barcos y, cuendo éstos estuvieron acabados, Ulmo les envió enormes cisnes alados que llevaron por fin a los teleri a Eldamar.

Los teleri se mostraron agradecidos al ver que su viaje había terminado al fin y sus hermanos elfos les dieron la bienvenida. A las órdenes de su rey Olwë, construyeron hermosas mansiones de nácar, y barcos con la forma de los cisnes de Ulmo, con ojos y pico de negro azabache y oro. Llamaron a su ciudad Alqualondë, que significa "puerto de los cisnes". Permanecieron cerca de las olas que habían aprendido a amar y se dedicaron a pasear por las costas o navegar por la bahía de Eldamar.

La guerra les llegó en dos ocasiones, y en ambas no la buscaron y ocurrió por sorpresa. La primera vez, Fëanor, señor de los noldor, fue en busca de los teleri de Alqualondë, deseoso de utilizar sus barcos para llegar hasta la Tierra Media. El rey Olwë no le concedió esa petición, por lo que los fieros noldor mataron a muchos teleri y les arrebataron los barcos. Ésta fue la primera matanza entre elfos en Arda, que siempre ha sido una gran desgracia que ha pendido sobre los hijos de Fëanor.

La segunda ocasión fue durante la Guerra de la Cólera, cuando los vanyar y los noldor de Valinor precisaron de tranporte para luchar contra Morgoth en la Tierra Media. Los teleri accedieron a llevarlos, pero, aunque estaban dispuestos a ayudar a los noldor, no querían morir por ellos porque recordaban la matanza de Alqualondë, así que no participaron en la batalla.

El "Akallabêth" cuenta que, cuando Númenor desgarró las entrañas del mundo con su Caída, las Esferas de los mortales e inmortales se separaron. A partir de entonces sólo los barcos de los teleri pudieron salvar el vacío entre las Esferas.